menu

Jorge Zanguitu
starstarstarstarstar

Dijo _ Luis Rojas Marcos _(Psiquiatra español) "El estar conectado nos prolonga la vida y no solamente añade años a la vida, sino vida a los años". _No esta mal hacerle caso, no?_ Dentro de unos años, alguien pasará las hojas de nuestro álbum. y pensará en lo felices que fuimos, porque mirando fotos viejas siempre encontramos a las personas sonriendo. En las fotografías, todos habitamos un pequeño paraíso, un mundo que puede ser en blanco y negro o en colores, un mundo real que a menudo parece perfecto. Y cuando las miramos, revivimos los recuerdos, recordamos hasta las voces, sentimos los olores y hasta el clima vivido se nos devuelve en sensaciones. En las fotografías el mundo se detiene y se hace perfecto. Entonces: ¿Por qué no intentamos enfocar la vida como si fuera una perfecta fotografía? Una fotografía que en el futuro nos devolverá las emociones que seguramente en el presente, dejamos pasar por alto y observar en cada detalle.
SALTA: EL LADO MENOS EXPLORADO DE LA PROVINCIA NORTEÑA
más artículos
today 21 de Noviembre del 2007 | 03:15:08 - Leído 643 veces
En el límite con Bolivia: las yungas
Salta: el lado menos explorado de la provincia norteña


De Orán a Los Toldos, un viaje a orillas del río Bermejo. El Parque Nacional Baritú, una pincelada verde

SAN RAMON DE LA NUEVA ORAN.- Además de la Puna y los Valles Calchaquíes, esta provincia ofrece otros paisajes no menos espectaculares. En la región conocida como Salta Verde, especial para los amantes de la naturaleza, hay dos parques nacionales en los que impera la yunga, que esconde en su intrincado diseño una desbordante flora y fauna y pueblos detenidos en el tiempo, junto al transcurrir del río Bermejo donde el dorado, el tigre del río, invita a desafiarlo en jornadas de pesca deportiva.

El viaje comienza en la capital salteña, sigue por San Ramón de la Nueva Orán y concluye en Los Toldos.

Orán es la última ciudad fundada por los españoles en América. Son 286 km por la ruta nacional 34, que en un tramo se sumerge fugazmente en la provincia de Jujuy para emerger nuevamente en tierra salteña en un continuo paisaje agrícola, una muestra del potencial de la provincia.

En el camino sorprende el monumental portal neocolonial del Ingenio San Martín de Tabacal, de 1917, que aún sigue siendo un importante emprendimiento productivo de la provincia.

En Orán, la ruta nacional 50 se acerca al río Bermejo y el paisaje se tiñe de intensos verdes. Son 41 km hasta Aguas Blancas, la frontera con Bolivia donde en un rápido trámite se hacen los papeles para ingresar en el vecino país, único medio para llegar a Los Toldos, la Argentina, destino final del viaje.

Un puente separa los dos países, y del lado boliviano espera Bermejo, pintoresco pueblo con todo el sabor de un típico mercado latinoamericano. El río, siempre presente, muestra el ir y venir de una gran cantidad de pequeñas chalanas con toldito que recogen y cruzan pasajeros de una orilla a otra. El poblado invita a un recorrido por las calles, atestadas de puestos de venta de ropa de todo tipo.

En el mercado principal se encuentra de todo, desde verduras y exóticas frutas hasta la más sofisticada electrónica de última generación, a muy buenos precios.

Bermejo cuenta con hoteles y modestos restaurantes, pero los gourmets curiosos no dejarán de probar en el gran comedor del mercado los platos típicos bolivianos, servidos con sencillez en largas mesas comunes.

Al retomar el camino, el tramo hasta Los Toldos es una sorpresa. La impecable ruta -recientemente inaugurada-, que recorre cuatro túneles y acompaña en forma permanente las riberas del Bermejo, depara bellísimos paisajes, especialmente cuando el río se encajona en sucesivos cañones. Límpido y transparente, varía en verdes y celestes turquesa mientras transcurre entre rápidos y blancas piedras, con el imponente telón de fondo de las exuberancias del Baritú.

En La Mamora, la ruta ofrece dos opciones, seguir hasta Tarija, a sólo 80 km, o cruzar el puente que lleva a Los Toldos, última población argentina en la región.

Prolijo y luminoso, Los Toldos es ideal para instalarse y disfrutar del apacible clima y la amabilidad de sus pobladores, que apenas sobrepasan los 2000, o hacer base antes de adentrarse en la selva. Hay hospedajes y cabañas; comedores; un lindísimo y bien surtido supermercado, y frente a la pequeña plaza, un sitio de artesanías donde venden tejidos y telares de la región.

Paraíso de pescadores y amantes de la naturaleza, en el lugar está la oficina del Parque Nacional Baritú y su único guardaparque, que brinda toda la información para llegar al lugar o contratar guías, la mejor manera para gozar al máximo la aventura de recorrer la fabulosa riqueza natural de la inmensa Reserva de la Biosfera de las Yungas.

El Baritú es el más inaccesible e inalterado por la acción del hombre. Declarado parque nacional en 1974, la selva asciende hasta los 2000 m y ofrece un notable desarrollo de especies arbóreas.

En él hay más de 200 clases únicamente en árboles, y es el paraíso de los helechos, con más de 100 variedades. También existe gran diversidad de epífitas, que tiene en común el vivir apoyadas en otros árboles sin ser parasitarias, y es además un hábitat de orquídeas desconocidas que dan coloridas pinceladas a la intensa gamas de verde de la selva.

Con un buen baquiano se puede llegar hasta sorprendentes bosques de helechos arborescentes, vestigios de los que poblaron la Tierra en la era primaria, actualmente en peligro de extinción.

La fauna es rica y variada. Se encuentran clasificadas 89 especies de mamíferos, 203 de aves y 39 de anuros. Un paseo por los senderos llevará a descubrir tucanes, boyeros y la especial urraca azul, así como el maracaná cuello amarillo, colibríes, lechuzones y gran variedad de pajaritos.

Los mamíferos, más esquivos, son difíciles de ver, aunque algunos como las corzuelas, el agutí rojo o el tapir suelen dar una sorpresa al visitante.

El rey del parque, el yaguareté, consciente de su amenazada especie, es obligado a esconderse permanentemente y sólo se puede ver raramente sus huellas impresas, internándose en la intrincada espesura de la selva.

"La lucha debe ser lo más equitativa y pareja posible", cuenta con pasión Diego Castillo, reconocido especialista en la pesca deportiva (con devolución) del dorado en la zona del Bermejo.

Intentar pescar sin lastimar es otra de las premisas por tener en cuenta. Es que el tigre del río es una presa que ofrece una gran resistencia -llegan a medir hasta un metro y pesar 20 kilos- y su captura es una lucha apasionante donde el conocimiento y destreza del pescador es fundamental.

Una excursión de pesca con Diego puede llevarlos por los ríos Iruya, Pescado, Lipeo y Porongal, principales afluentes del Bermejo donde, además del preciado dorado, hay sábalos, bogas, bagres y pacúes.

En el trayecto desde Aguas Blancas hasta Los Toldos existen lugares donde hacer base, siempre con las yungas como espectacular fondo. La Cabaña de Mario es un lodge a orillas del río, con amplio living abierto, confortables sillones frente a la generosa chimenea de piedra, y buena comida casera.

Muy cerca está El Portal del Baritú, un conjunto de cabañas que ofrecen además de pesca, paseos ecológicos por la nuboselva que lo circunda.

Otra buena propuesta para la pesca del dorado, esta vez cerca del Parque Nacional El Rey, es el Yungas Lodge, dentro de un tradicional establecimiento de campo salteño que cuenta con río propio donde capturar buenas piezas del preciado pirayú. Allí Juan Lecuona de Prat -avezado pescador- oficia de anfitrión y guía de los visitantes.

Male Patrón Costas, conocida decoradora, recicló la casa de campo original con sumo gusto y confort, respetando una consigna: disfrutar de la paz y el silencio del lugar. No hay ruidos de motores que perturben al visitante, la luz la provee la energía solar o la cálidas lámparas de querosén que pueblan el lodge y hasta componen la araña de hierro que ilumina la mesa del pequeño y confortable comedor, y tiñen de cálida luz el living.

La familia, famosa por su tradición gourmet, ofrece a los visitantes menús y picnics con inolvidables recetas propias, acompañados por buenos vinos salteños, una perfecta combinación para disfrutar al máximo una jornada de pesca del indómito dorado.

Marta Salinas

La que está más linda que nunca

De regreso del viaje aventura a las yungas se impone una visita a Salta. La capital ofrece una puesta a punto que está a la vista en la bella Plaza 9 de Julio y en la restauración de los importantes edificios que la rodean, como el Cabildo y la imponente catedral, entre otros.

Sobre la empedrada Bartolomé Mitre, una serie de cafecitos sobre la calle invitan a demorarse para disfrutar del bello entorno y por las tardes escuchar el emocionante concierto de campanas que ofrece la Iglesia Mayor de Salta.

La ciudad se prepara para recibir un turismo con la construcción de varios nuevos hoteles cuatro y cinco estrellas. Para los que aman el confort y los detalles refinados ya hay hoteles boutique, como el Hotel del Virrey, El Lagar, El Solar de la Plaza y Papirus, estos dos últimos con excelentes chefs que se lucen con originales recetas.

Pensados para gourmets están La Moderna y La Cordobesa, dos lugares tradicionales donde deleitarse con profusión de quesos de la región y hasta franceses, panes caseros especiales para acompañar con los mejores vinos de altura de los Valles Calchaquíes, provenientes de la completísima bodega de ambos lugares.

Una visita esperada

Resultaron infructuosos los esfuerzos por confirmar algunas versiones, según las cuales Máxima Zorreguieta, el príncipe Guillermo -su esposo y heredero de la corona de Holanda- y la pequeña Catharina visitarían próximamente el Parque Nacional Baritú.

En la única finca de turismo habilitada al lado del predio -no hay otro alojamiento dentro de la reserva- aseguraron que los príncipes no eran esperados. De todos modos, en algunas fuentes se señaló a LA NACION que hay sólo una expectativa para este mes respecto de los huéspedes, que irían a San Lorenzo, una villa próxima a la capital salteña.

Datos útiles

Cómo llegar

Un pasaje de ida y vuelta desde Buenos Aires hasta Salta, cuesta desde 490 pesos, con tasas e impuestos.

Pesca

Diego Castillo Cabaña de Mario, (03878) 423054; pescadc@orannet.com.ar

Alojamiento

Portal del Baritú, (0388) 4226998; portaldelbaritu@hotmail.com

Yungas Lodge, (0387) 423 7596, yungaslodge@argentina.com

Más información

En Salta: Secretaría de Turismo de Salta, Buenos Aires 93; (0387) 431 0950.

En Los Toldos: (03878) 450101

En Buenos Aires: Casa de Salta. Avda. Roque Sáenz Peña 933; 4326 2456; info@turismosalta.gov.ar

En Internet

www.turismosalta.gov.ar
www.turismoensalta.com
www.saltaguia.com/turismo/